Crónica


Radio


Subienda de ilusiones

Subienda de ilusiones

Rafael Caballero, Elinda Brugés

Unicórdoba Estéreo

Mediante un registro propio de la narración oral, que hace de esta crónica una piezaradial sabrosa, se documenta la desaparición de la subienda de bocachico. Laabundancia ya no existe en el río Sinú y la escasez se ha instalado en las vidas de lospescadores.Según las enseñanzas de los viejos sinuanos, lo que se desperdicia luego hará falta.Manuela, una anciana local solía decir refiriéndose al bocachico: “hoy lo botan, mañanalo desearán.” Se volvió tan rara la subienda que un día la inesperada llegada de lospeces acabó con una boda pues ante el milagro de la aparición de los bocachicos seprodujo la desbandada de los asistentes a la ceremonia, quienes comenzaron a tirar susatarrayas.Entre profecía y milagro, Subienda de ilusiones pone de presente el daño producido porla ruptura de los ecosistemas que en el pasado propiciaban la migración de los peces, lasubienda.

Televisión


Venezolanos errantes

Venezolanos errantes

Marcela Pulido, John Jiménez, Édgar Vega, Ángel Erazo, Iván Álvarez

Noticias Caracol

Mientras acompaña a un grupo de venezolanos que atraviesa el país para llegar aEcuador o Perú, Marcela Pulido cuenta historias de jóvenes que viajan solos, en parejaso grupos por las carreteras de Colombia. Sus historias son distintas: ella nos hace ver alos protagonistas y oír sus voces; la periodista es empática y solidaria, expone lasrazones que motivaron a los jóvenes a salir de Venezuela, sus recuerdos, nostalgias,miedos y sueños. El texto está hecho de encuentros y reencuentros en tiempos ceñidosal camino mismo, a la sobrevivencia diaria, a las metas alcanzadas en una ruta deduraciones inciertas. Esta crónica nos hace ver el profundo drama del éxodo del pueblovenezolano.

Prensa


Sí, acepto

Sí, acepto

Carolina Calle

Universo Centro

Sí, Acepto es una de esas crónicas que dejan al lector sin aliento. El punto final de esterelato solo puede estar seguido por una pregunta. “¿Qué me están contando? “Larelectura sirve de bálsamo para el asombro y despeja las dudas. Edith y Diego secasaron después de siete años de noviazgo, compartieron su viaje de novios con veinteamigos, cómplices de su amor, y tuvieron que separase pocas horas después de recibirel sacramento. Edith regresó a su casa a pensar en el futuro y Diego volvió a la cárcel aquitarle días a los 38 años y seis meses de condena que le impusieron por homicidio. Lacrónica es un género para llevarnos por los laberintos del ser humano y, en este caso,Carolina Calle Vallejo nos lleva con maestría por un sendero bien azaroso.

Reconocimiento del Jurado


Galarza, el primer silenciado

Galarza, el primer silenciado

Adriana Villegas

Revista El Malpensante

A través de numerosos documentos de archivo, testimonios biográficos y entrevistas, la periodista Adriana Villegas logra rescatar del olvido a Eudoro Galarza Ossa, el primer periodista asesinado en Colombia, en octubre de 1938, a manos del teniente del ejército Jesús María Cortés. Su ejercicio es digno de mención, pues logra construir una narración ágil y bien documentada, en la que se revelan el talante ético del periodista, las circunstancias del homicidio de Galarza y la relación que propicia la absolución del militar culpable, cuyo defensor fue Jorge Eliécer Gaitán; 8 de abril de 1948. El reportaje le otorga un lugar en la historia de la libertad de expresión al fundador de La Voz de Manizales, y permite asomarse a las raíces de la problemática relación entre prensa y poder militar en Colombia.

Reconocimiento del Jurado


La masacre invisible

La masacre invisible

Angélica Cuevas, Carolina Gutiérrez, Pedro Espinosa, Sebastián Duque, JoséContreras, Irina Junieles

Dejusticia, Cartagena Federal y Relatos Anfibios

Hace 18 años que las fincas Los Guárimaros y El Tapón fueron escenarios de hechosatroces. En agosto de 2002 hasta esos predios en los Montes de María, Bolívar, llegó uncomando armado que asesinó a 15 hombres. Desde entonces la lucha de la comunidadpor esclarecer la verdad ha sido solitaria y silenciosa. Pese a que no se ha conseguidosaber quiénes fueron los autores materiales de la masacre ni las razones detrás de loscrímenes, la comunidad no cesa de manifestar la necesidad de saber la verdad. Losreporteros de Relatos Anfibios conocieron de primera mano los relatos de lossobrevivientes y, después de cruzarlos con informes judiciales, trataron de responder lapregunta básica del periodismo: “¿Qué pasó? “ En esta pieza radiofónica, notable por eluso cuidadoso de los testimonios y el sonido ambiente, los periodistas reconstruyen loshechos a partir de lo encontrado y apuntan los vacíos propios de un relato plagado desilencios. En 35 minutos de narración, que cuenta con la participación activa de losfamiliares de las víctimas, la crónica La masacre invisible contribuye a la memoria dehechos que esperan el día en que haya justicia.